Article Hero Image
Noviembre / Diciembre 2022 | Cortos de La Viña | Sección Especial

Servicio en la Oficina Intergrupal

Mi llegada a Alcohólicos Anónimos fue gracias al policía y a Dios, que me detuvo en el momento preciso en el que andaba sufriendo de alcoholismo, en el cual deseaba dejar la bebida y no podía. En las noches le pedía al Poder Superior que me ayudara a dejar el alcohol, y siempre era lo mismo, en la noche pidiendo ayuda y en la mañana siguiente estaba borracho como siempre.

Hasta que llegué a Alcohólicos Anónimos, y hasta el día de hoy me hago la pregunta de “¿Cómo pasó que pude haber dejado de ingerir alcohol?, ¿cómo pasó? si yo nunca pensé dejar de emborracharme, porque pensaba que así iba a morir.

Pasó algún tiempo y poco a poco la agresión del alcohol fue desapareciendo. Pasé un tiempo en mi grupo y de aquí me fui al servicio, a la oficina intergrupal a la cual serví alrededor de tres años y la obsesión del alcohol ha ido desapareciendo de mi vida, lo que agradezco a Dios y a los servicios.

Los servicios me mantienen ocupado mental y espiritualmente, y es de la manera en la que le doy gracias a Dios y a Alcohólicos Anónimos. Haciendo servicios me mantengo y me ayuda a no olvidarme de dónde vengo, quién soy y dónde estoy parado.

Hoy vivo en sobriedad y me he quitado las cadenas que me ataban al alcohol. Hoy en día soy libre y tengo una nueva mentalidad.