Article Hero Image
Noviembre / Diciembre 2022 | Cortos de La Viña | Sección Especial

Seis promesas

Mi nombre es Ángel L. Llegué a Alcohólicos Anónimos en agosto del año 2003 en Gresham, Oregón, y no he vuelto a beber una gota de alcohol, por la gracia de mi Poder Superior.

Lo que quiero compartir el día de hoy es lo que yo he encontrado en el programa de los Doce Pasos que los alcohólicos a su vez me compartieron a mi llegada.

Lo primero que escuchaba era que la obsesión por beber iba a desaparecer, y es verdad, hoy no siento la necesidad de tomar un trago, ni lo necesito para poder convivir con las demás personas o familiares.

Segunda cosa que me ha pasado es haber recobrado mi autoestima, me siento muy a gusto conmigo mismo, no tengo que imitar a nadie ni tener o desear lo que los demás tienen.

Tercer regalo, el haber hecho las paces con mi ego. Sé que siempre lo voy a tener, pero ahora ya domesticado, que no haga daño a los demás, ni a mí mismo. Poder caminar mas ligero, sin equipaje, lo que llamaba el Viejo Bill “La cuarta dimensión”. Cuarto regalo el saber gestionar mis emociones, por qué siento lo que siento, por qué pienso lo que pienso, y hacerme responsable de mis emociones sin culpar a nadie de lo que por mi mente pasa.

Quinto regalo, el tener un objetivo de vida para así acomodar las velas de mi barco, porque el día de hoy sí sé lo que quiero y para dónde voy, solo por permanecer en Alcohólicos Anónimos.

Sexto regalo es mi visión de vida bien clara, cómo me veo de aquí a un año, a cinco años, a diez años, 20 años y 30 años, como viejo estadista de mi grupo base. Un día a la vez compañero, sí funciona. Felices 24 horas.