Salir del fondo
Noviembre / Diciembre 2022 | Cortos de La Viña | Sección Especial

Salir del fondo

AA le ayudó a reconstruir una vida agobiada por pandillas, violencia y alcohol

Buenas noches, mi nombre es Rodrigo y soy un alcohólico. Voy a compartir lo que vendría a ser mi testimonio: Bueno, yo llevo (tengo) cinco años de carrera alcohólica, en los cuales llevé una vida muy solitaria “interiormente”. Empecé bebiendo solo en mi habitación debido a una falta de aceptación entre mis amigos y el haber vivido en un ambiente donde el alcohol jugaba un papel muy importante. Yo veía cómo mi familia andaba preocupándose del trago para cada acontecimiento, y así empecé sacando tragos extras de la cocina.

Nunca fui un bebedor social porque mi meta siempre era estar borracho, y cada vez que decía a mis amigos “vamos a probar algo nuevo”, ellos me rechazaban y terminaba haciéndolo solo. Así comencé a chocar con gente, más que todo afuera en la calle, en el colegio, a tal punto que todos me rechazaron.

Tuve que adaptarme a un nuevo lugar y nuevos compañeros, pero seguían las ganas de conocer nuevas cosas, así que mi alcoholismo llegó a más, no sentía que tenía un lugar entre las personas, entre mis amigos, y comencé a tomar más. Había días que no dormía sin una botella de ron, el más barato, jajaja.

Me involucré con pandillas por ser un tanto hablador y peleador. También me metí en drogas, me vigilaban en el colegio, pero el trago era más fuerte y seguí necesitando más y más. Me convertí más violento y no me importaba quién fuera, no podía estar ni un día sin beber. Agredía a mis compañeros que iban a recogerme de la cantina y robaba trago, lo poco que quedaba en el vaso de mi viejo, o de cualquiera, me lo tomaba...

Me echaron del colegio una vez más de tantas, y ese fue mi fondo, dije: “Basta de pelear, basta de robar, de mentir y de tantas cosas más que se me es tan difícil aún sacar”.

Conocí a la comunidad de AA y ahora pienso de otra forma, tengo fe en Dios, ¡tengo fe en Dios! y tengo compañeros que realmente me escuchan.

Yo pasé por psicólogos, psiquiatras, iglesias, y ninguno me ayudó de la manera que lo hace AA. Gracias a la comunidad y a mi Poder Superior por ponerme aquí y hacer las paces con mi familia.