Con los pases firmes
Noviembre / Diciembre 2022 | Cortos de La Viña | En cada edición

Con los pasos firmes

Aunque a veces la vida es difícil, hoy día no tiene que huir y puede disfrutar cada día

Soy Cristina y soy alcohólica, hace cuatro años gracias al programa de AA mi vida cambió por completo. Empecé a los trece años a fugarme de la realidad con la bebida y otras sustancias. Mi enfermedad progresó al extremo de quitarme la salud física y mental muy drásticamente.

En un fondo de tremenda confusión, dolor y tinieblas, batallaba pensar claramente, no podía hablar con coherencia y tengo recuerdos de mi mamá intentando abrirme la boca para darme de comer porque tenía la mandíbula caída y ya no podía comer.

Cuando ya no podía más, acepté ayuda, me fui a un centro de rehabilitación y me apegué a un grupo base de AA. Trabajé los Pasos escritos con mi madrina y me empezaron a gustar los servicios.

Estos años no han sido nada fáciles, pero no tengo que huir, no quiero huir de esta realidad que vivo—solo por la gracias de Dios, es hermoso.

Aprendo cada día más sobre qué es la recuperación, cómo puedo vivir bien con la gente a mi alrededor, y más que nada, aprendo sobre mí misma.

AA me ha regalado el mundo entero y por eso el día de hoy estoy muy agradecida.