Pase lo que pase
Noviembre / Diciembre 2020 | Accesibilidades y Comunidades Remotas

Pase lo que pase

Con el sueño de poder volver a ver a su familia en México, un compañero descubre que la sobriedad no es recompensa, sino un reto diario.

Mi última borrachera fue el día dieciséis de septiembre de 2012, y hasta el día de hoy no he vuelto a tomar. Deseándoles felices 24 horas de sobriedad, como yo lo estoy, soy Gil y soy un alcohólico. Quiero darle las gracias a Dios por un día más de vida, y al programa de AA por estar hasta el día de hoy sin beber.

¿desea continuar leyendo?

Debes tener una suscripción a La Viña para tener el acceso completo a nuestras historias y audios.

inicia sesión Suscríbete

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí