Una mente aturdida
Mayo / Junio 2022 | Los tres legados | Cómo llegué

Una mente aturdida

La conexión espiritual con otros alcohólicos le fue ayudando a aceptar su en-fermedad y recuperarse de adentro hacia afuera

Cuando llegué al grupo “Latinos de Maryland”, detestaba todo lo que había adentro; el único objetivo por el cual estaba ahí era por un sello y una firma. Tenía unos prejuicios tan aplastantes que nada de las reuniones me gustaba. No entendía de qué hablaban, no comprendía por qué se reían tanto. Yo estaba con una mente muy nublada, muy aturdida; pero pasó el tiempo, pasaron los días, las semanas, los meses. Yo tenía que estar ahí en el grupo, no tenía otra opción, era una orden dada por un juez y eso fue lo mejor que pudo haberme pasado, porque con el tiempo empecé a oír y mi mente se empezó a tranquilizar.

¿desea continuar leyendo?

Debes tener una suscripción a La Viña para tener el acceso completo a nuestras historias y audios.

inicia sesión Renovar Suscríbete

¿Necesita ayuda con servicio al cliente?

Llame al 800-640-8781 (Español), 800-631-6025 (Inglés), 212-870-3456 (Francés)
o escriba al correo electrónico: preguntas@aagrapevine.org (Español) o customerservice@aagrapevine.org (Inglés)

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí