Marzo / Abril 2013

Una despedida serena

Las acciones del Noveno Paso le permiten vivir en paz

Noveno Paso: "Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba el perjuicio para ellos o para otros."

Soy un alcohólico y estoy en el proceso de ayudarme a mí mismo. Gracias a Dios y a Alcohólicos Anónimos pude dejar de beber hace 23 años. Ese cambio es el resultado de la práctica de unos principios que recibí sin pagar ni un centavo.

En estas 24 horas no he tenido que pelear con mis emociones. Yo he pasado por muchas pruebas y no he bebido, esto es para toda la vida. Alcohólicos Anónimos y Dios me han ayudado a recuperar el amor.

Este programa me ha permitido ser capaz de reparar los daños que le ocasioné a mi madre. Ella me perdonó y se fue en paz.

Mi enfermedad me impedía darme cuenta y valorar el sincero amor de mi madre, quien tantas veces se quedó sin comer para que yo comiera. Pero trabajando el programa de AA mi conciencia despertó y pude practicar el Noveno Paso que me abrió la oportunidad de regalarle paz y amor los últimos 13 años de su vida.

Mi madre falleció en el año 2001, estuve con ella y le cerré sus ojos. A pesar de mi tristeza no bebí porque estaba en paz con Dios y con su discernimiento. Hoy me siento en paz conmigo mismo.

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí