Article Hero Image
Enero / Febrero 2001

Un padrino es...

Una pregunta que me gusta escuchar de un principiante:  "¿Qué es un Padrino?" Esto muestra que ha estado escuchando y yo me siento contento de responderle. Para mis adentros, espero que ya sepa la respuesta y que esté preguntando con el fin de insinuarme si quiero ser su padrino.

Mi propio padrino tiene un buen método de mostrar las cosas. Su definición es: "Una persona en cuyas opiniones usted ha aprendido a confiar; alguien cuyos consejos ya sabe va a seguir, incluso antes de que vaya a plantearle el problema."  

Otro amigo dice: "Alguien a quien usted le cuente sus ideas para ver cómo le suenan y él recuerda conversaciones pasadas y reconoce patrones de su forma de pensar, promesas incumplidas, y las saca a relucir." Un punto de vista todavía más amplio: "Depende de cuánto tiempo usted ha estado sobrio; al principio todo lo que su padrino le dice, es perfecto. Más tarde, usted comienza a pensar más sobre lo que le está diciendo. Después de cinco años o más los dos llegan a unirse en la búsqueda de la verdad, los dos aprenden juntos."

Varios miembros de mi grupo local han definido al padrino como: Alguien que lo conoce a usted mejor de lo que usted se conoce a sí mismo. Alguien que sabe todo acerca de usted; usted no tiene que darle todos los detalles cuando desee discutir con él un problema.

 Alguien con una sobriedad feliz, usted desea lo que este AA tiene, está dispuesto a preguntarle cómo él o ella lo consiguieron y está dispuesto a seguir sus sugerencias.

Alguien que sabe todo lo que hay que saber de usted y continúa preocupándose por usted.  

Alguien que es capaz de reconocer, por su forma de hablar, que usted está en problemas incluso antes que usted mismo sea consciente de ello.

Otra definición: Alguien que ha estado sobrio por un buen tiempo; ha practicado los Pasos, comparte experiencias personales, fortaleza, esperanza, en lugar de sólo formular opiniones. Tener un padrino me proporciona una persona con quien poder dialogar en vez de hacerlo con todo el grupo. Algunos de los que apadrino piensan que es una actividad social y que yo debería ir a actividades sociales con ellos; particularmente no comparto esta opinión."

Tal vez estamos de acuerdo en definir un padrino como una persona que está confortablemente sobria, entusiasta acerca de los Doce Pasos y las Doce Tradiciones, activa en AA y accesible; alguien a quien usted puede confidencialmente acercarse y preguntar "¿Quiere ser mi padrino?"

Apadrinamiento: Es una de esas cosas de las que muchos AA hablan pero que pocos pueden definir o explicar. (El folleto "Preguntas y respuestas sobre el Apadrinamiento" comparte mucho de la experiencia individual y de grupo.)

Fue un pasador del Paso Doce en vez de un padrino quien me trajo a AA del Pabellón Mental. Yo no me consideraba como "uno de esos alcohólicos.  Aunque yo lo era, me creía demasiado inteligente para necesitar un padrino. Por otro lado, yo no tenía la menor intención de continuar en AA. Solamente estaba ensayando con el fin de mantener contento a mi psiquiatra. Yo había descubierto que en un Pabellón Mental la satisfacción se logra teniendo contento al psiquiatra.

Yo no le solicité a nadie que fuera mi padrino, hasta que los veteranos del grupo se aislaron de mí por pensar que yo era demasiado brillante para necesitar uno. Desde entonces, he tenido experiencias absolutamente fabulosas en ambas cosas; teniendo padrino y siendo padrino de otros. No sé cuál de las dos ha sido de más valor y no tengo intención de abandonar a ninguna.

¿Quién debería tener un padrino? Nuestro grupo piensa que todos deberíamos tenerlo. Si todos somos iguales, ¿cómo podría ser de otra forma? Obviamente, personas nuevas en el programa necesitan más contacto con sus padrinos que aquellos con años de feliz sobriedad. Él se enorgullecía de la cantidad de tiempo que invertía diariamente conversando con los principiantes en el club; pero insistía que no podía hablar de sus problemas o de cómo se sentía, porque esto los preocuparía. Él no tenía padrino, porque pensaba que había estado sobrio demasiado tiempo para necesitar uno. Un día tomó un revólver y se voló los sesos.

¿Quién debería ser padrino? "Yo no he estado en el programa suficiente tiempo" y "no estoy listo para eso todavía," son excusas comunes para rehusar el apadrinar a alguien. Tales planteamientos implican que se tiene que estar demasiado sobrio y conocer todas las respuestas para lograr ser un buen padrino.

Probablemente esta idea se desarrolló porque la gente hablaba de sus padrinos como si hubieran dicho cosas profundas que cambiaron el rumbo de sus vidas. Frecuentemente lo que oímos no fue exactamente lo que dijo el padrino. Además, cuando el padrino lo dijo no parecía tan profundo para la persona que estaba escuchándolo, fue probablemente una conversación simple y básica de todos los días.

No es necesario ser tan sabio para ser padrino, por Dios. Dar consejos no es un requisito. Personas que no son capaces de manejar sus propias vidas, frecuentemente se dan cuenta que están incómodas y que son ineficaces tratando de manejar la vida de otras. A pesar de lo que usted oiga, ser un buen oyente puede ser más importante para un padrino que ser un buen conversador.

¿Quién no debería ser padrino? No he escuchado respuesta a esta pregunta, diferente a que hombres deben apadrinar hombres, y mujeres deben amadrinar mujeres. Pero en términos generales parece que cualquiera podría ser un padrino satisfactorio; por lo menos temporalmente. Tal vez los padrinos son como las reuniones de AA. Son todas buenas; pero hay unas mejores que otras.

¿Puede usted tener más de un padrino? ¿Quién puede decirle que no? Pero cuando usted lo hace, es probable que juegue al uno contra el otro, de tal manera que, cuando tenga un problema, usted irá donde el que sabe le dará la respuesta que usted quiere oír.

"El grupo es mi padrino" o "Todo el mundo es mi padrino," son maneras de decir "Yo no tengo padrino." Estas opiniones significan que la persona tiene una "relación de apadrinamiento" con mucha gente, pero no le ha pedido a ninguno que sea su padrino. La situación opuesta ocurre cuando un alcohólico le pide a alguien que sea su padrino, pero nunca se comunica con él ni establece una relación de apadrinamiento con esa persona.

¿Puedo yo cambiar de padrino? Por supuesto. Eso es mucho más fácil que conseguir un divorcio. Pero usted generalmente no se divorcia sin notificarle a la que va a ser su ex-esposa; por lo tanto, es conveniente notificar a su ex-padrino que usted va a realizar un cambio. No es necesario disculparse extensamente.

¿Cuánta autoridad tiene un padrino? Precisamente tanta como usted le dé, dice un miembro antiguo de AA que apadrina un gran número de alcohólicos. El argumenta lo obvio: los padrinos toman toda su autoridad de la gente que están apadrinando. Un alcohólico puede, sin ni siquiera dar una explicación, retirarse de su padrino en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia. Pero en tales momentos, la propia sobriedad puede ser un gran riesgo. Y el padrino, cuando esté incómodo en un apadrinamiento, puede informar a la otra persona de su cambio. Aunque tales acciones no son muy comunes, es bueno saber que ninguna de las partes está permanentemente comprometida.

Por supuesto, si hay serios desacuerdos con otros miembros de Alcohólicos Anónimos, yo he oído a un experto padrino decir que algunas veces su técnica es simplemente esperar: "El que primero se emborrache, pierde."

¿Con cuánta frecuencia debemos llamar a nuestros padrinos? Frecuentemente, hasta que estemos acostumbrados a la idea; luego, lo suficiente para mantener el hábito. Si esperamos hasta que haya un problema para llamar, esa puede ser la vez en que menos pensemos en llamarlo. En tales ocasiones, es probable que pensemos: "Yo sé qué me va a contestar, entonces ¿para qué molestar llamándolo?” Esa es la clase de pensamientos que precede a una borrachera.

¿Cómo permanece uno sobrio? Una respuesta muy común a esta pregunta es: Lea el Libro Grande, practique los Pasos, converse con su padrino, vaya a muchas reuniones y no beba. Como el Libro Grande no tiene un capítulo sobre el apadrinamiento, nosotros sólo recogemos algunas ideas en el camino; las consideraciones más importantes acerca de un padrino son: tener uno, utilizar uno; cuando se lo pidan, aceptar serlo.

No hay ninguna repuesta correcta a la pregunta "¿Qué es un padrino?" Pero la respuesta correcta a la pregunta “¿Quiere ser mi padrino?" es: "Claro, tomemos un café y conversemos.

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí