Article Hero Image
Enero / Febrero 2001

Todos los caminos

“Llevan a Roma…” dice una frase muy empleada para  justificar los procedimientos que utilizamos para lograr un objetivo.

En este caso el objetivo perfecto es espiritual y es hacia un Poder Superior, Dios, como lo concebimos. Así que el fin de semana pasado lo empleé en recorrer esos caminos.

El tiempo era bueno, soleado y   caluroso y al fin llegamos a la ciudad capital del Estado y, a pocos kilómetros del lugar de la cita que teníamos, el vehículo se paró sin ninguna causa.

Me comuniqué telefónicamente con mi padrino y empezó el viacrucis al tratar de reparar el vehículo sin ningún resultado positivo.

Mi serenidad estuvo a punto de quebrantarse por no poder comunicarme con las personas a quien estaba llamando, pero por fin localizamos al "General," y una grúa trasladó la camioneta al taller. Entonces mi esposa y yo logramos llegar al grupo "Despertar Espiritual," para celebrar el 34° aniversario de Toño B., mi padrino. El "General," así llamado cariñosamente porque "mueve a las tropas de AA," coordinó la reunión y empezó el desfile de compañeros en número de 25, más o menos, quienes le expresaron su agradecimiento, apoyo y cariño al hombre que nos ha guiado en todo ese tiempo.  

Allí se encontraba el miembro joven, de diecisiete años de edad y 7 meses en AA, y el de más edad, 65 años y poco tiempo en el grupo. Igualmente se encontraban desde los recién llegados hasta los buenos veteranos, incluyendo entre este último grupo mi padrino y yo. El grupo de los buenos veteranos totalizaba 143 años de sobriedad.

Toño, mi padrino, recordó su estancia en Tabasco y cómo fue impulsado hacia el servicio en la ciudad de Emiliano Zapata donde fundó el grupo "Libertad" y "Unidad" organizando también el Congreso de Área y el aniversario de la llegada del mensaje de AA a Tabasco.

Yo compartí sobre la gratitud que he tenido con mi padrino por toda su ayuda constante, así como hacia su grupo y los miembros. También hubo varios compartimientos de miembros al igual que los de los hijos de Toño.

Toña, abrumado por tantos festejos, expresó con humildad: "Soy solamente un conducto, El de arriba es quien merece todos los créditos" y relató un viejo cuento del burro que llevó a Jesús en su entrada a Jerusalén, el Domingo de Ramos, y cómo al regresar el burro donde sus congéneres se ufanaban ante ellos presumiendo que lo habían vitoreado todo el trayecto, con vivas y alabanzas. El burro pensaba que él, era el importante. Esto nos hizo reír y más cuando Toño añadió: "Bueno, pero él fue el burro escogido por el Señor. 

Así que los aplausos tronaron al finalizar su charla y enseguida se cantaron "Las mañanitas” y procedimos a apagar las 34 velas de aniversario. De allí nos trasladamos al lugar donde se llevaría a cabo "la gran comilona," porque ya no bebemos, pero ¡cómo comemos!

La historia no acaba aquí. Al filo de la medianoche nos fuimos a dormir y al siguiente día asistí a la celebración religiosa, muy motivado por la reunión de aniversario. Vino el sabroso desayuno y la sobre sobremesa, es decir la plática de AA se prolongó hasta cerca de las 4 P.M.

El final feliz es estar sobrio estas 24 horas ¿Y mi camioneta? Bueno, eso tendrá que esperar. Como me dijo mi otro padrino, Nacho: "Sólo se trata de asuntos materiales." Felices 24 horas.

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí