Article Hero Image
Enero / Febrero 2001

Salido de la nada

Mi carrera en el alcoholismo empezó a los catorce años de edad bebiendo ocasionalmente, y poco a poco empecé a tomar con más frecuencia. A los diecinueve años de edad comencé una relación de pareja, pero seguí una vida de soltero, teniendo aventuras fuera de casa  y siempre acompañado por "Don Alcohol. "

Nací en México y por problemas de  mi vida ingobernable me vine para los EE.UU. en el año de 1982 a la edad de veintitrés años. Luego vino mi esposa quien encontró la novedad de que yo  tenía una enfermedad venérea por mis frecuentes aventuras con mujeres, sin dejar de tomar y teniendo problemas hasta que me arrestaron por manejar borracho; salí de la cárcel y de nuevo volví a ella, perdí el trabajo, pero llegué a AA gracias a Dios y a un AA "Gringo”. Estuve sobrio por dos años sin practicar el Primer Paso, asistiendo al grupo sólo una vez semanal y sin prestar servicio en el grupo. 

A los dos años regresé con mi esposa a México, quien iba llorando porque sabía el infierno de vida que le esperaba, porque volví a tomar, sufriendo ya lagunas mentales, a tener más problemas con mujeres y de nuevo caí en la cárcel. 

Tuve un hijo con otra mujer y al poco tiempo nació el primer hijo con mi esposa, pero mi vida seguía ingobernable en todos los aspectos. Regresé a los EE.UU. con mi esposa e hijo prometiéndole nuevamente no volver a beber, lo cual no cumplí. A los veintitrés años de edad, "gracias a Dios," toqué fondo físico, moral y espiritual. El AA "Gringo" me siguió ayudando y volví al grupo. Empecé a practicar el programa haciendo los Pasos 4 y 5. Luego me ocurrió lo más importante en la peor etapa de mi vida alcohólica: tuve mi despertar espiritual. Todo cambió, ¡volví a nacer! Gracias a Dios sentí la luz, la esperanza y el amor divino.

Ese fue mi principio en AA. Con el paso del tiempo y exámenes médicos comprobé que yo estaba en perfecto privilegio poder servir dentro de AA. También tengo muy buenas relaciones con mi esposa. Llevo once años en AA, mi esposa hace diez años que practica el programa de Al-Anon, y mi hijo entró a Alateen hace siete meses.

En AA encontré la guía para mi vida y es el mayor tesoro que poseo. Ya mi vida no es ingobernable porque dejé de hacer todo lo que más daño me hace. No quiero volver a beber ni regresar a ser inútil. Dejo que me guie esa mano poderosa de nuestro Poder Superior.

¿tienes algo que quisieras compartir con nosotros?

¡Queremos escuchar tu historia! ¡Envíanos tu historia o foto y esta podría ser publicada en una próxima edición de la revista La Viña!

comparte aquí