Historia del AA Grapevine

 

El Grapevine fue creado por seis miembros de AA en el área de Nueva York: cuatro mujeres y dos hombres. Con la bendición del cofundador de AA, Bill W., publicaron el primer número en junio de 1944, solo nueve años después de la fundación de AA. Se envió una copia de ese primer número a cada grupo de AA, aproximadamente 300 en ese momento, y a todos los miembros conocidos de AA en los servicios armados en el extranjero. Una página completa con el encabezado, “Correo de todos los miembros de la AA en las Fuerzas Armadas”, estaba dedicada a las cartas de estos miembros, ellos comenzaron a llamar al Grapevine su “reunión impresa”. El título cobró fuerza, y hoy el Grapevine y La Viña lo llevan en sus portadas.

En el corazón de los primeros Grapevineros, en aquel entonces como ahora, había historias personales. También hubo noticias y notas sobre los acontecimientos actuales en la Oficina Central, además de informes sobre el crecimiento explosivo de nuevos grupos en América del Norte y alrededor del mundo. Además de las noticias de AA, hubo reseñas de libros, reimpresiones de la revista y artículos escritos por personas que no eran AA, incluidas algunas figuras literarias muy conocidas. Se discutieron temas tan candentes como el lugar de las mujeres en AA, los veteranos que regresan y múltiples adicciones.

En el cuarto número, la revista comenzó a imprimir su descripción bajo el encabezado:

Una revista mensual dedicada a aquellos que buscan un mayor conocimiento sobre el problema del alcoholismo, con la esperanza de que pueda resultar en un vínculo unificador para todos los alcohólicos de todo el mundo. Las opiniones individuales expresadas aquí no son, necesariamente, las de AA en su conjunto.

El Grapevine era, de hecho, atractivo para los "alcohólicos de todas partes" y en 1945, a petición de los grupos, se convirtió en la revista nacional de Alcohólicos Anónimos. Cuatro años más tarde, cuando el número de lectores del Grapevine se había ampliado para incluir a miembros en Canadá y Europa, la designación se cambió a “La revista internacional de Alcohólicos Anónimos”.

Las ediciones posteriores de Grapevine informaron sobre importantes avances en el crecimiento de la comunidad en todo el mundo, así como el nacimiento de la Estructura de Servicios Generales, las Reuniones de Servicio Mundial y la publicación de la tercera y cuarta edición del Libro Grande. La historia del Grapevine es la historia del crecimiento de Alcohólicos Anónimos. En 1986, la Conferencia de Servicios Generales reafirmó el lugar de la revista en AA con una acción recomendable que la reconoció como la revista internacional de Alcohólicos Anónimos.

Subscribe